Whatsapp Messenger

Historia de Ricardo

Estudiante de secundaria, es un joven de pocos amigos, recatado que gusta del deporte.
En los primeros años de colegio sus calificaciones se mantuvieron por encima de lo mínimo. Las mayores dificultades del estudiante coinciden cuando su madre, que es con quien vive debe viajar regularmente y permanecer largos periodos de tiempo fuera de casa.
Dada esta particularidad, Ricardo inicia a trabajar bajo la modalidad de trabajo que aplica One to One. Se le enseñan estrategias para organizarse y cumplir con los requisitos del colegio, además se mantiene información permanente con los profesores del centro educativo quienes han apoyado dando alertas sobre el desempeño del estudiante y señalando situaciones técnicas que ha tenido que trabajar fuera de clase, esto antes no ocurría, ya que la información llegaba con las calificaciones a final de periodo.
Gracias al seguimiento y apoyo, el estudiante inicia a tomar mejores decisiones, se une a otros grupos de trabajo que lo favorecen mejor dentro del salón de clases, los profesores cambian su percepción sobre él por lo que le apoyan, inclusive más de lo que lo hacían en el pasado, él comienza a ganar confianza en sí mismo y desarrolla con un nivel importante de autonomía.
La madre se mantiene informada de los cambios y el avance de su hijo, ha logrado trabajar con el sentimiento de culpa que la agobia por su ausencia, sus niveles de ansiedad y frustración han bajado y ahora cuando está en casa, el tiempo que antes se invertía en peleas y castigos se ha convertido en tiempo de disfrute y unión madre-hijo.
El resultado final: un estudiante que ha logrado asumirse, muestra características de independencia, autonomía, y autoestima. Logra obtener notas por encima del mínimo, ayuda a otros compañeros, logra un balance entre el deporte y el aprendizaje, su aspecto físico general ha mejorado y comprende que puede superar cualquier situación que se presente.

Ricardo

Estudiante de secundaria,

Historia de José

Hijo menor de una familia numerosa, sus padres personas muy ocupadas en sus negocios, el principal comentario de la familia siempre fue que los hijos mayores no dieron el trabajo que José les daba. Los hermanos son graduados universitarios y los papás los describen como exitosos.
A Jose no le interesaba el colegio, ni el cumplimiento de las tareas, no le gustaba participar de las clases y los profesores comentaban que mostraba poco interés en el salón de clases. Esta situación lo hizo perder un año.
Sus padres muy preocupados, solicitan apoyo.
En las entrevistas Jose, refleja una extraordinaria capacidad de análisis. Se le dificultaba la organización y la estructura, además requiere acompañamiento porque se siente inseguro al trabajar solo, no le gusta pedir ayuda, ya que se siente en desventaja porque se compara con sus hermanos.
Lo primero que hicimos fue brindar herramientas desde el coaching para trabajar con el tema de la inseguridad, poco a poco fue practicando y viendo resultados de las metas que se proponía.
Al mismo tiempo brindamos herramientas y estrategias para la organización. Al final de unos meses lograba llevar una agenda y cumplía con la mitad de lo que debía. Cuando vió resultados se sintió mejor, afianzó su autoestima y tomaba la iniciativa en actividades que antes evadía.
Conversamos semanalmente con los profesores para analizar su desempeño académico, ellos brindaron información importante para dar realimentación a Jose.
Al cabo de los meses Jose obtiene calificaciones sobre 90, la seguridad que ha ganado es evidente, cambió su grupo de amigos, practica futbol tres veces a la semana y comparte con su familia de manera constante.
La familia comenta que sienten mucho alivio al ver que su hijo logró asumirse y que los “pleitos” por el tema del estudio quedaron atrás.

José

Estudiante

Historia de Amalia

Cuando Amalia estaba en undécimo año, recibió junto a su familia una noticia que le angustió mucho. Luego de un chequeo médico de rutina, encontraron una mancha en uno de sus huesos que hacía pensar en la posibilidad de un tumor, lo que significó a lo largo de algunos meses mucho tiempo fuera del colegio por las intervenciones médicas a las que se sometió.
Amalia, además de presentar esta situación de salud, y como antecedente, siempre requirió de mayor tiempo para aprender, su comprensión de lectura estaba por debajo del nivel esperado para su edad.
Todo esto preocupaba mucho a sus padres. Además, las pruebas de Bachillerato eran una realidad y pensar en ellas, una presión importante.
El éxito de la intervención con Amalia se logró gracias al seguimiento y el apoyo que obtuvimos con los profesores, visitamos el colegio de forma constante, conseguíamos la materia con compañeros de Amalia, se hizo un trabajo de sensibilización con los profesores, y gracias a esto algunos de sus profesores visitaron a la estudiante en su casa para darle las clases que se perdía, y apoyarle con repasos y prácticas, además se contó con tutores externos de nuestra confianza.
El personal del centro educativo, luego de comprender la situación real de la estudiante y tener el enlace con nosotros, accedió a enviar a uno de sus funcionarios para que los exámenes fueran aplicados en casa.
En el proceso capacitamos al equipo de profesores sobre la situación médica que presentaba la estudiante, cuando ella se incorporó nuevamente lo hizo de manera paulatina, trabajamos con su grupo de amigas para que le apoyara en los ejercicios de rehabilitación que debía hacer.
Aprendió técnicas para el manejo de la ansiedad y el estrés. Optimizamos los periodos de atención para aprender y algunas técnicas especiales para memorizar. Brindamos estrategias para aumentar el nivel de comprensión de lectura y algunas estrategias para enfrentar los exámenes.
Finalmente, Amalia, logró finalizar el undécimo año, hizo los exámenes de bachillerato y ganó cada una de las pruebas con notas sobre 85. Hoy en día se encuentra terminando sus estudios universitarios.
Compartimos el éxito de Amalia!

Amalia

Estudiante